Cómo evitar que tu peque coja un resfriado

 


Bajan las temperaturas y los nenos lo sienten más que nadie. De hecho, durante un año, los más pequeños de la casa tienden a coger un promedio de 7 a 10 resfriados. Y ¡Hombre! No podemos luchar contra los hechos, pero vaya que sí podemos hacer todo lo posible para que nuestros peques no se contagien de cada virus que se pasee frente de ellos.

Ver más: Combate la gripe sin mucho esfuerzo

Una cosa tienes que tener presente y es que la mayoría de los virus relacionados al frío se transmiten por vía aérea y son contagiosos incluso antes de presentar síntomas, lo que quiere decir que es prácticamente imposible que tu chiquillo no se contagie en todo el año, pero ¡venga que hay que intentarlo! y no perdemos nada aplicando las siguientes estrategias para combatir los gérmenes que ocasionan la gripe común:

A lavarse las manos

Asegúrate de que tus pequeños se laven las manos, es la manera más efectiva de eliminar a los gérmenes de la gripe. Agua tibia y jabón bastan. Olvídate de antibacteriales, no son necesarios ¿Cuándo deben lavarse las manos? Luego de ir al aseo, antes de cada comida y de cada meriendas e inmediatamente después que llegue del cole, de casa de los amiguitos o del parque.

Tú también tienes que lavarte las manos ¿eh? Antes de prepararles las comidas, después de cambiarles el pañal, o de limpiarles la nariz aguada. En la escuela, pídele a las maestras que hagan lo mismo, que se aseguren de que tus chiquitos se estén lavando las manos y que ellas, lo hagan también.

La nariz y los ojos ¡No se tocan!


Crea el hábito en tu hijos de no tocarse ni nariz ni boca. Si esas manitas no están bien lavadas y el nene se las llevase a la boca o a los ojos, los gérmenes de las manos entrarían en contacto directo con la mucosa, haciendo que cualquier virus entre sin filtro alguno por el conducto sanguíneo. Traducción: tu peque con resfriado. “Y cómo me limpio la naríz, Mamá’”, te preguntarán tus chicos y ese será el momento en el que los enseñes a usar los pañuelitos.

¡A alimentarse como todo un campeón!

Incluye alimentos en su dieta que refuercen su sistema inmunológico. Asegúrate que estén consumiendo todos los nutrientes, dales alimentos con alto contenido de vitamina C (brócoli, mora, cereza, naranjas) y vitamina D (atún, cereales).

Adicionalmente, asegúrate que hagan alguna actividad física, al menos tres días a la semana y en las noches cerciórate de que descansen lo suficiente para levantarse llenos de energía nuevamente y dispuestos a defenderse de los virus invasores.

Si quieres saber un poco más del tema puedes leer qué hacer si te pilla una congestión nasal y cómo crear el hábito de comer saludable a tus peques.

 

Escrito por
Más de Equipo Eme

7 Mitos acerca del orgasmo femenino

Porque no hay que creer todo lo que se dice y menos...
Leer más