3 Mascarillas caseras a base de miel

Mascarilla a base de miel
Mascarilla a base de miel

 


Aprovecha ese súper tarro de miel que tienes en casa y disfruta de estas 3 mascarillas caseras para tener la piel más bella, sana y reluciente.

Cualquier día de la semana es bueno para hacerle un cariñito a la cara y cualquier excusa es suficiente para regalarnos unos minutos lejos del estrés, consintiendo a nuestro rostro ¡a tope! con cualquiera de estas  3 mascarillas caseras a base de miel ¡Son naturales y no dañan la piel ni el ambiente!

Ver más: Eliminar los puntos negros ¡Es muy fácil!

Miel + almendras + zumo de limón

Tritura 2 o 3 almendras hasta que las hagas polvo. Mézclalo con una cucharada sopera de miel (artesanal a ser preferible) y una cucharadita de zumo de limón. Y aunque sientas todo el deseo de echarlo sobre una tostada y comértelo a la hora del café, esta mezcla es perfecta para limpiar las impurezas de la cara, revitalizarla y desinfectarla gracias a las propiedades de la miel y en especial del zumo de limón. Aplícala uniformemente en toda la cara y comienza a darte pequeños masajes circulares. Para removerla, utiliza mogollón de agua tibia. Recuerda eliminar todo rastro de limón porque cuando este se expone al sol, puede manchar la piel.

Miel + zumo de limón

Esta mezcla la debes aplicar en todo el rostro y dejarla reposar durante 15 minutos. Cierra los ojitos y coloca la alarma o el cronómetro. Aprovecha para meditar si lo prefieres, o simplemente para regalarte un cuarto de hora para ti en tranquilidad. Limpia tu rostro con agua fría. Y queda maravillada con la suavidad de rostro.

Miel + zumo de limón + clara de huevo batida + leche descremada

Mezcla uniformemente una cucharada sopera de miel, una clara de huevo batida y una cucharadita de zumo de limón. Aplica esta mezcla en la cara, date pequeños masajes, haz pequeños círculos con los dedos y luego deja reposar la mascarilla durante 20 minutos. Para quitártela, utiliza leche descremada tibia. Sécate la cara sin estrujarte, presionando suavemente con toquecitos tu rostro y ¡a dormir! que mañana amanecerás con un par de años menos.

Recuerda que antes de aplicarte cada una de estas mascarillas, es necesario lavarse bien el rostro para eliminar cualquier rastro de polvo o sudor y para que tu piel pueda absorber al máximo todos los nutrientes de los ingredientes involucrados en la preparación de estas mascarillas maravillosas y ¡caseras!.

Puedes aplicarte estas mascarillas todos los días, pero lo ideal es dejar descansar al rostro una noche de por medio.


Recuerda que en nuestra sección de Belleza puedes conseguir muchos más trucos para mantenerte radiante.

 

Escrito por
Más de Equipo Eme

7 Mitos acerca del orgasmo femenino

Porque no hay que creer todo lo que se dice y menos...
Leer más