Mermelada casera de pera ¡fácil y deliciosa!

Dicen que “nunca es demasiado” pero cuando los perales de tus tres tíos maduran a la vez, tienes más peras de las que tú y tu familia se van a poder comer ¿Entonces? ¿qué haces? El clásico de octubre: Mermelada de pera. Es súper sencilla de hacer, muy saludable porque todo se digiere rápidamente -¡no se acumula como grasa en el cuerpo, Chicas!- y queda DE-LI-CIO-SA.


Si no nos creen las retamos a buscarlos siguientes ingredientes

Ver más: Recetas de postres sanos para verano

  • Una naranja pequeña o media naranja grande. Escógela bien, tiene que estar de un naranja vivo y bien jugosita.
  • Entre 1 kilo y 1.5 kilos de peras picadas en trocitos.
  • 3/4 de taza de miel (mientras más natural y artesanal ¡mejor!)
  • Una cazuela en la que meter todo eso
  • Una cuchara de madera preferiblemente (para que no interfiera con los sabores)
  • Una pizca de canela.
  • Una pizca de sal.
  • y una sonrisa
Ingredientes Mermelada casera de pera
Ingredientes Mermelada casera de pera

Preparación

Mete en la cazuela, las peras picadas, báñalas con el jugo de la naranja para que no se oxiden, viérteles la miel, y mezcla bien los ingredientes. Cocínalos a fuego suave durante 45-50 minutos o hasta que coja la contextura deseada, ve mezclando tal como dice la canción “Deeeespaaciiito” y con cariño. Agrégale una pizca de sal, para avivar los sabores y sigue mezclando cada cierto tiempo, hasta que veas que tiene la contextura deseada.

Una vez terminada la mermelada, retírala del fuego y procede a guardarla en tarros previamente esterilizados ¿Cómo esterilizas los tarros? Ponlos a hervir en agua, completamente cubiertos y durante 15 minutos, luego de secos, viertes la mermelada recién hecha en los tarros desinfectados, los tapas y colocas los envases con la tapa para abajo para que de esta manera se cierren al vacío.  Si te la vas a comer pronto, esperas a que se enfríe y la metes en el refri. Pero si así como están, cerrados y “patas pa’rriba”, metes los tarros en una cazuela y los pones a hervir a fuego  medio durante 15 minutos más, esa delicia que acabas de preparar te durará hasta por 12 meses.  Una vez que pasen esos 15 minutos, apaga el fuego y deja reposar los tarros en la cazuela hasta que se enfríen. Los volteas y ya puedes guardarlos en un lugar fresco, seco y oscuro.

Si quieres saber qué otras cosas puedes hacer con la pera, mira cómo puedes perder peso después del embarazo y 6 súperalimentos que te ayudan en la batalla contra el cáncer.

 


Escrito por
Más de Equipo Eme

7 Mitos acerca del orgasmo femenino

Porque no hay que creer todo lo que se dice y menos...
Leer más