Crepúsculo ¡La saga perfecta para un corazón partío!

Crepúsculo para el corazón partío
Crepúsculo para el corazón partío

Ahora que los cielos se están poniendo grises y los vientos se llenan con cierta nostalgia, es bueno y oportuno tener a la mano la distracción perfecta para un despecho.

Más allá de las comedias románticas, más allá de la ayuda del helado y del chocolate caliente con nata y canela y mejor que poder renovar tu armario cada temporada, es hacerte con una copia de Crepúsculo ¡De verdad! La saga de Stephenie Meyer te habla sin pretensiones, de manera directa y muy -¡muy!- cercana hasta que casi sin darte cuenta, se convierte en la solución perfecta para un corazón abatido.


Puede que tenga ver con esa necesidad del cuerpo y del espíritu que nos invita a bajar las intensidades, soltar las preocupaciones y a relajarnos, puede ser el buen ritmo de la escritora, no lo sé, pero hasta la fecha, no tengo una sola amiga que no haya estado apachugada, descorazonada, y que haya leído Crepúsculo y aún siga con su “apachugamiento”. Y es que cuando sentimos una gran tristeza necesitamos apagar “el cerebro”, más allá de la meditación diaria que todas quisiéramos hacer-  hay ocasiones en que tu cuerpo y tu mente necesitan dejar la razón descansando y esta novela romántica es perfecta para ello. Eso sí, no te enseña -nada, nadita, nada- pero ¡vamos! ¡Cómo entretiene!

Ver más: Libros que te avergüenza admitir haber leído

Es la mejor manera para recordar cómo era la complicada cabecilla de una niña de 16 años, plagada de inseguridades, que casualmente es la descripción exacta de cómo nos sentimos cuando la autoestima no está en su punto más alto ¿o no? Regresar a ese sentimiento pero con la experiencia de una mujer adulta, es maravilloso, es como dicen las feministas modernas: “empoderador”. Es fenomenal revivir esas angustias -pijerías dirían algunos- que teníamos cuando el profesor de química estaba empeñado en dar su clase justo en el momento en el que tú estabas descifrando si el chico de tus sueños se te quedó mirando porque estabas bella o porque lucías terrible con ese nuevo corte.

Crepúsculo es como ese tío que sabes que no va a ser el hombre de tu vida, pero que está rebueno, es un poco tonto el pobre o por lo menos es menos inteligente de lo que él piensa, pero ¡cómo te divierte, mujer! Es ese hombre que te trata bien, te dice lo que necesitas escuchar y en el orden que lo quieres escucha. Es de vicio. Literalmente. Es para leerlo y pasarlo a la próxima del clan que esté con el corazón partío.

 

AVISO IMPORTANTE: esta saga no es recomendada para hombres, no lo disfrutarían, excepto en el caso de ser empleado como material informativo. Para entender, o por lo menos intentar, el funcionamiento de la mente femenina. O para robarle una que otra frase a Edward Cullen o a sus hermanos con el único propósito de ganar algunos puntos con su chica.

 


 

Tu no eres la única que merece un buen libro en casa, tus peques también, descubre cómo inspirar a tus hijos con estos libros.

Más de Glinda Neva

Asume tu responsabilidad en la relación

Una relación de pareja es de dos y cada uno de sus...
Leer más